Acceso abogados 

Modelo de carta de requerimiento de pago de deudas

El primer paso para reclamar de forma amistosa una deuda es el Requerimiento de Pago al deudor. Este requerimiento de pago suele hacerse a través de una carta o comunicación dirigida por el acreedor al deudor para exigirle el pago de la cantidad adeudada.


El requerimiento de pago puede emplearse para la reclamación de cualquier tipo de deuda, independientemente de su cantidad y de que la misma conste o no acreditada documentalmente. Sin embargo, estos aspectos si serán determinantes en caso de acudir a la vía judicial, pues como veremos más adelnte, de ello dependerá poder acudir un procedimiento u otro. 


La carta de requerimiento de pago puede ser remitida al deudor directamente por el acreedor o bien por una tercera persona, siendo recomendable que la misma se remita por un abogado, otorgando a la reclamación una mayor seriedad que hará que el deudor se sienta más presionado.


Finalidad de la carta de requerimiento de pago de deudas


La carta de requerimiento de pago es uno de los métodos más baratossencillos y útiles para reclamar facturas debidas. Hay que tener en cuenta que el presente modelo, es previo a la reclamación judicial. Es necesario antes de emplear una reclamación como la del presente modelo, realizar una previa reclamación al deudor en tono amistoso, pues debemos cuidar las relaciones comerciales, puede que el impago se deba a un error, olvido o insolvencia pasajera.


Seguidamente y si no llegáramos a ningún acuerdo, debemos dirigir una carta en tono más serio dejando constancia de nuestra voluntad de acudir a la vía judicial que persiste el impago. Así además, para el caso de tener que llevar el asunto a los Tribunales, contaremos con un documento que acredite el intento amistoso llevado a cabo. 


Contenido de la carta


La redacción de las cartas ha de ser sencilla, clara y concisa. Igualmente debemos mantener las formas siendo necesario mantener la redacción en un tono educado y manteniendo respeto hacia el deudor, por muy cabreados que estemos.


La carta debe dejar constancia de la fecha de envío, de la naturaleza de la deuda, de donde proviene, de las condiciones del importe debido, etc. Así mismo, en la carta debe figurar el nombre de la empresa deudora, el nº de factura, el importe debido, el vencimiento de la deuda, y todos aquellos datos que sirvan para identificar frente al deudor la deuda en concreto.


Es conveniente conceder al deudor un plazo para hacer efectivo el pago e indicarle también el modo y el lugar donde realizar el pago.


El envío de la carta puede efectuarse por correo postal, o bien emplear el correo certificado o burofax, este último dejará constancia además de la recepción del mismo, de su contenido.  


La recepción de la carta de requerimiento de pago informará al deudor de las consecuencias del impago, que serán mucho más gravosas si no realiza el pago en el plazo indicado, pues acudiremos a la vía judicial


La vía judicial para la reclamación de deudas


Antes de iniciar cualquier procedimiento judicial, generalmente es aconsejable ponerse en contacto con el deudor para intentar llegar a un acuerdo y liquidar la deuda de forma amistosa, tramite ya completado con la carta de requerimiento de pago.


Si el deudor no paga ni contacta en el plazo indicado en la carta de requerimiento, debemos plantearnos acudir a la vía judicial para poder obtener el cobro de las cantidades adeudadas. Puede ocurrir que el deudor contacte con nosotros, estando dispuesto a satisfacer la deuda pero no pudiera abonar toda la cantidad debida en este momento. En ese caso podremos plantearnos acordar un calendario de pagos con el deudor y homologar este acuerdo judicialmente, al fin de poder proceder a la ejecución en el caso de incumplimiento del acuerdo.


En el terreno judicial existen varias vías a disposición de los acreedores para reclamar la deuda frente a sus deudores:


El proceso monitorio es un procedimiento especial previsto para reclamar cantidades con un límite máximo de cuantía. siendo necesario que  la deuda conste en algún tipo de documento. Con la presentación del escrito en el juzgado aportando los documentos en que la misma se justifique (facturas, albaranes, etc.), el Juzgado efectuará un requerimiento al deudor instándole al pago de la cantidad reclamada.


El procedimiento Declarativo Verbal u Ordinario. En términos generales acudiremos al Procedimiento Verbal cuando la deuda no supere los 6.000 euros, y al Procedimiento Ordinario cuando se reclamen cantidades superiores a 6.000 euros. Así mismo, si el deudor se opusiera al pago en el procedimiento monitorio, el proceso se trasformará en un procedimiento verbal u ordinario según corresponda en base a la cuantía reclamada.

  • Compartir en Google +
  • Compartir en LinkedIn